El incidente OVNI de Cape Girardeau en 1941: “Vi tres cuerpos extraterrestres”

Alrededor de seis años antes del incidente de Roswell, ocurrieron en Missouri historias misteriosas de un OVNI estrellado con cuerpos extraterrestres. En la primavera de 1941, el reverendo William Huffman fue convocado para orar por las víctimas del accidente en las afueras de Cape Girardeau, Missouri. Cuando llegaron los militares, todos juraron guardar el secreto.

Se le mostraron tres víctimas, sin embargo, no eran humanos como se esperaba, sino pequeños cuerpos alienígenas con ojos grandes, apenas boca u orejas, y sin pelo. Sin embargo, al regresar a casa en 1530 Main Street, rev. William decidió compartir esta historia con su esposa y su familia.

La evidencia de este caso comienza cuando Leo Stringfield, en su libro UFO Crash/Retrievals: The Inner Sanctum, Status Report VI, comparte una sorprendente carta de Charlette Mann.

Rev William Guy Huffman

En la carta, la nieta del reverendo William Huffman, un ministro bautista itinerante que se mudó a Cape Girardeau y comenzó a ministrar en la iglesia bautista Red Star a principios de 1941, según los registros de la iglesia.

La carta de Charlette relataba la confesión en el lecho de muerte de su abuela, quien durante el transcurso de varios días describió el evento inusual al que asistió el Reverendo Huffman una noche de principios de primavera a solo 10-15 millas en automóvil fuera de Cape Girardeau.

El breve resumen del evento fue que cuando Huffman llegó a la escena, ya había policías, bomberos, FBI y fotógrafos allí y se le pidió que bendijera a los tres ocupantes muertos de la nave.

Durante este proceso, observó el módulo de comando con escritura jeroglífica en su interior y oró sobre cada una de las entidades no humanas.

Lo siguiente es parte de la historia en las propias palabras de Charlette registradas para el próximo documental de televisión de Wood & Wood LLC:

“Vi la foto originalmente de mi papá, quien la había recibido de mi abuelo, quien era un ministro bautista en Cape Girardeau, Missouri, en la primavera del ’41. Vi esa [foto] y más tarde le pregunté a mi abuela que estaba en mi casa gravemente enferma de cáncer, así que tuvimos una conversación franca.

“Ella dijo que llamaron al abuelo en la primavera de 1941 en la tarde alrededor de las 9:00-9:30, que alguien había sido llamado por un accidente aéreo fuera de la ciudad y que estaría dispuesto a ir a ministrar a la gente allí. lo cual hizo

“Al llegar era una situación muy diferente. No era un avión convencional, como lo conocemos. Lo describió como un platillo de color metálico, sin costuras, que no se parecía a nada que hubiera visto. Se había abierto en una parte, por lo que podía caminar y ver eso.

“Al mirar adentro, vio una pequeña silla de metal, indicadores y diales y cosas que nunca había visto. Sin embargo, lo que más le impresionó fue que en su interior había inscripciones y escritos, que dijo no reconocer, pero que eran similares a los jeroglíficos egipcios.

“Había 3 entidades (no humanas), tiradas en el suelo. Dos estaban justo afuera del platillo, y un tercero estaba más afuera. Su entendimiento era que tal vez ese tercero no estaba muerto en el impacto.

“Se había mencionado una bola de fuego, pero había fuego alrededor del lugar del accidente, pero ninguna de las entidades se había quemado, por lo que el padre oró por ellos, dándoles los últimos ritos.

“Había mucha gente allí, bomberos, fotógrafos, entonces levantaron a uno, y dos hombres a cada lado lo pusieron de pie y estiraron los brazos, lo tenían debajo de las axilas y aquí. Como recuerdo de la imagen que vi, medía alrededor de 4 pies de altura, parecía no tener estructura ósea, de aspecto suave.

Reconstrucción de la escena del incidente

“Tenía puesto un traje, o asumimos que era un traje, podría haber sido su piel, y el sombrero parecía papel de aluminio suave y arrugado. Recuerdo que tenía manos muy largas, dedos muy largos, y creo que eran tres, pero no puedo jurarlo”.

Después de que las cosas se calmaron un poco y Hoffman terminó de dar a las criaturas sus últimos ritos, dos policías levantaron uno de los cuerpos y lo sostuvieron entre ellos para tomar una fotografía.

Antes de irse, le dijeron a Hoffman que mantuviera en secreto lo que había visto. Se le advirtió que lo que veía era un asunto de seguridad nacional y que no se lo podía contar a nadie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *